Libros-Online

La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana)

Tamaño del Libro 1266 KB | Con una puntuación media de Prime estrellas


Puedes COMPRAR el libro desde los siguientes enlaces
Comprar el libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) en Amazon Comprar el libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) en CasaDelLibro

Puedes DESCARGAR el libro desde los siguientes enlaces
Libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) EPUB Libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) PDF

La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) EPUB

La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) PDF

Descargar Libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana)

Libro La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana) de José Antonio Martínez Álvarez

Libro Online Ebook La fallida sucesión de Díaz: Ensayo histórico (Revolución Mexicana)

Sinopsis del libro

Hasta ahora, en una franja de la opinión nacional más o menos informada, ha prevalecido la idea simplista y facilona de que el general Porfirio Díaz se aferró al poder de una manera irracional o patológica, para convertirse en uno de los principales factores que desencadenaron la Revolución Mexicana, porque contradecía en esencia el espíritu democrático de la renovación periódica de los poderes públicos. Durante mucho tiempo yo compartí esta creencia como un axioma, hasta que no tuve algunos elementos que me permitieron aventurar que Díaz no sólo no sólo no quería perpetuarse en la silla presidencial hasta sus últimos días, sino que con anticipación —desde que sintió que sus energías y su salud por causa de la longevidad estaban mermando, luego de encarrilar al país por la hasta entonces firme senda del orden y del progreso que pregonara su ideología positivista—, alentó el proyecto de articular una transición pacífica del poder, con el acuerdo, desde luego, de los personajes que en su concepto garantizaban la continuidad de su programa de poca política y mucha administración. La ignorancia que padecemos los mexicanos por apatía congénita o por falta de insumos informativos a los que sólo acceden unos cuantos iniciados que desde sus particulares perspectivas desarrollan sus trabajos de investigación en uno u otro sentido, ha impedido un conocimiento hasta cierto punto fundado que nos permita derivar conclusiones capaces de valer ante propios y extraños, diferentes, por lo tanto, a la teoría que en el primer párrafo se consigna. Tachado de autócrata periclitado, renuente por formación autoritaria a ver más allá de sus narices, los prejuicios todavía imperantes no logran desbrozar parcelas que debieran analizarse con rigor objetivo y serenidad historiográfica, a fin de repartir con fundamento responsabilidades entre las figuras satelitales que giraron alrededor del astro por excelencia de la política que se mantuvo dominante durante treinta años en el ejercicio de la suprema investidura administrativa de la nación. Sin pretender que mi hipótesis sea la verdad absoluta, por el margen de error que la relatividad impone, en este ensayo me propongo demostrar que Porfirio Díaz, si bien no renegó del poder que acumuló desde sus días de guerrillero liberal hasta los momentos previos a su caída en que en el extranjero se le denominó Héroe de la Paz, también orientó su inteligencia estratégica y operativa a la construcción de un país que alineándose con el modelo democrático de los Estados Unidos de América, contara con alternativas que en lo posible se sucedieran sin secesiones en el poder, tal como ocurría en el vecino país del norte, sobre la base de que México casi desde el principio de su Independencia, después del Primer Imperio, entró a la órbita del imperialismo norteamericano, a cuyas reglas no podía sustraerse, a riesgo de sufrir las consecuencias de una heterodoxia ideológica que hubiera resultado contraproducente y punible para quienes imponían sus condiciones económicas y políticas con sus valores ortodoxos de libertad individual y democracia colectiva. En un drama político que se transmutó en tragedia nacional, sería conveniente reflexionar en los intentos de Porfirio Díaz —independientemente de que esa haya sido o no su voluntad intrínseca—, por encauzar al país por la senda de la renovación de los hombres, de las instituciones y de las leyes. El destino, con acentos esquilianos, se opuso a sus empeños, como se trata de ilustrar en estas páginas, donde por encima de denostaciones o apologías interesadas, única y exclusivamente se trata de colocar a todas las piezas en el lugar que les corresponde en el rompecabezas, participantes de una sucesión que finalmente degeneró en secesión.

Un libro de José Antonio Martínez Álvarez en la categoría de Libros > Historia